Blog

Aleia Roses, rosas rojas duraderas

Gracias a un esmerado cultivo y a un invernadero de alta tecnología dedicado en exclusiva a la variedad de rosa roja Red Naomi!®, alcanzamos una calidad insuperable en todas nuestras rosas.

 

Su tallo de hasta 90 cm de longitud y su color rojo vivo e intenso, puede disfrutarse durante dos semanas en el jarrón, porque la rosa Aleia es, por encima de todo, una rosa roja duradera que además posee unos pétalos imponentes y aterciopelados.

 

La durabilidad de nuestra rosa se obtiene, además de por la mejora vegetal a través de la selección genética tradicional de la variedad Red Naomi!®, por el proceso de cultivo y los cuidados a los que sometemos a nuestras rosas. Adicionalmente, el enclave de nuestros cultivos es esencial para el logro de una rosa roja perfecta, ya que el dentro del invernadero no hay oscilaciones gracias a la tecnología aplicada, que aporta calefacción e iluminación en invierno y combina sistemas de sombreo, humidificación y lluvia artificial en verano.

 

 

Control exhaustivo del crecimiento de nuestra rosa roja

Durante el crecimiento de nuestras rosas, controlamos cada detalle que influye en el correcto desarrollo de las mismas. Una ventilación correcta, con unos niveles de CO2 adecuados, una temperatura estable durante el día y la noche, y un control exhaustivo para la prevención de plagas, hacen que la Rosa Aleia crezca sana y fuerte desde el inicio.

 

Para conseguir una rosa duradera y fuerte como Aleia, contamos con un plan de manejo integrado de plagas que incluye lucha biológica. Cultivamos nuestros rosales mediante la hidroponía con mezclas distintas de fertilizantes para utilizar en cada momento la más adecuada, supervisada por especialistas.

 

Nuestros invernaderos se sitúan a la vanguardia de la tecnología. Con una cubierta de vidrio difuso antirreflejo captamos la mayor parte de radiación incidente que promueve  la fotosíntesis y la belleza de las plantas.

 

Recolección cuidadosa

Cuando la rosa tiene un nivel de madurez del botón y pedúnculo adecuado procedemos al corte. Siempre en el punto preciso que la variedad Red Naomi!® requiere. Este paso es fundamental para la posterior evolución de la flor. Cada rosa Aleia es única y, por tanto, es cortada con la delicadeza y atención que merece.

 

La rosa Aleia mantiene su número de pétalos intactos. Su sutil y elegante aroma tampoco se ve afectado.

 

Logramos que la durabilidad de la rosa se alargue aún más, superando las dos semanas desde su puesta en jarrón, siguiendo los consejos de cuidado recomendados.

 

El transporte, “un camino de rosas”

Otra faceta importante para lograr una rosa roja duradera es la logística empleada para su envío. Somos muy minuciosos en todo el proceso de transporte.

 

Nuestra rosa no pierde frescura en este proceso, porque respetamos la cadena de agua y de frío, queremos cultivar la mejor rosa del mundo para que su periplo hasta el destino sea también un “camino de rosas”.