CULTIVO SOSTENIBLE

Uno de los principales valores que sustenta el proyecto de Aleia Roses es la producción sostenible de rosas, respetando el medio ambiente en cada fase del cultivo de sus flores.

 

El cultivo sostenible nos permite controlar las plagas y enfermedades de forma inocua para la salud de las personas, el medio ambiente y los organismos beneficiosos.

‘Producimos unas rosas de una calidad óptima y con respeto por las personas y el planeta´,
explica Pablo Villalaín (responsable de Manejo Integrado de Plagas de Aleia Roses).

Las instalaciones de Aleia Roses están diseñadas para cultivar siempre de forma ecológica las rosas, sin producir efectos nocivos e irreversibles para el medio ambiente.

 

Gracias a un sistema de última tecnología, que permite el control preciso de cada operación, se obtienen productos de la más alta calidad y se hace un uso sostenible de todos los recursos.

MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS

Las estrategias que previenen las plagas y enfermedades son la piedra angular del cultivo sostenible. Aleia Roses colabora estrechamente con Koppert Biological Systems para realizar un manejo integrado de plagas y control sostenible.

 

Es un método de trabajo que prioriza el empleo de soluciones biológicas combatiendo las plagas con sus enemigos naturales y con todas las certificaciones destinadas a disminuir los riesgos de exposición a productos químicos y a garantizar la protección ambiental y el bienestar de los trabajadores.

AGUA Y FERTILIZANTES

Recogemos agua de lluvia en dos balsas de 24.000 m3 cada una, tanto la que cae sobre las balsas como sobre la totalidad de la superficie acristalada del invernadero. Además, el agua proveniente del drenaje del cultivo se limpia y se reutiliza de nuevo.

 

Se realiza un control computarizado del riego y de los fertilizantes, en función de las necesidades del cultivo y las condiciones climáticas. Gracias a este sistema y al agua de excelente calidad del río Duero, próximo a la plantación, el proyecto reduce a la mitad el consumo de agua habitual en el cultivo hidropónico.

SUELO

Gracias al cultivo hidropónico, Aleia Roses aumenta la productividad en comparación con sistemas tradicionales y evita la contaminación de acuíferos subterráneos y del suelo consiguiendo además un uso eficiente de agua y fertilizantes.

ENERGÍA TÉRMICA

Pantallas de ahorro energético para evitar pérdidas de energía.

RADIACIÓN SOLAR

Utilización de estructuras livianas con cubierta de vidrio difuso antirreflejo, que “difumina” la intensidad de los rayos solares y los distribuye de forma uniforme.

CO2

El enriquecimiento carbónico favorece la fotosíntesis, así como la productividad y calidad las rosas Aleia. El CO2 se obtiene mediante la combustión de gas natural para calefacción, según la demanda de calor. De esta manera, se evita la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera y se reduce el impacto sobre el calentamiento global.

ENERGÍAS RENOVABLES

Está previsto que, en el futuro, el invernadero reciba el calor de la planta de biomasa adyacente. Se filtrarán los gases emitidos con el fin de extraer y consumir en el invernadero el dióxido de carbono producido.

MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS CON KOPPERT

 

Según las Naciones Unidas y la Unión Europea, la innovación en la agricultura y la horticultura es la prioridad número uno. El objetivo de la innovación debe ser salvaguardar y, si es posible, aumentar la producción de alimentos sanos por hectárea, con un uso mínimo de fertilizantes artificiales y plaguicidas químicos. La mayoría de los científicos están de acuerdo en que esto solo es posible si se cultiva según el concepto de Manejo Integrado de Plagas.

 

El cultivo sostenible utiliza todas las técnicas de protección del cultivo posibles, incluyendo el monitoreo, el saneamiento del cultivo, el control mecánico o cultural y la introducción de insectos y ácaros beneficiosos. El último recurso es utilizar medidas de control químico correctivas.

 

Más información en www.koppert.es